Roma soy yo


 

27.04.2022

Desde que leí “Africanus”, para mí un gran descubrimiento, y las posteriores novelas, las de Escipión, las dedicadas a Trajano y a Julia, me preguntaba a qué estaba esperando Posteguillo para dedicar alguna a Julio César. Pues aquí está la primera de las seis entregas a las que se ha comprometido: sin  duda que César lo merece. Tras la lectura de “Roma soy yo”, me queda la fascinación de haberme adentrado en la juventud de Julio César; del juicio al que se enfrentó, como abogado acusador, al poderoso senador romano Dolabela; de la relación con su esposa Cornelia, por la que se llegó a enfrentar al todopoderoso dictador Lucio Cornelio Sila; de la relación con su tío, el gran Cayo Mario, elegido siete veces cónsul de Roma y de quien, en calculados saltos hacia atrás en el tiempo, nos narra las batallas contra los teutones en una supuesta lección que le da a su sobrino. Ahora, una vez terminada la lectura de esta novela, no veo el momento de leer la siguiente.

La sinapsis:

Roma, año 77 a.C. El cruel senador Dolabela va a ser juzgado por corrupción, pero ha contratado a los mejores abogados, ha comprado al jurado y, además, es conocido por usar la violencia contra todos los que se enfrentan a él. Nadie se atreve a ser el fiscal, hasta que de pronto, contra todo pronóstico, un joven patricio de tan solo veintitrés años acepta llevar la acusación, defender al pueblo de Roma y desafiar el poder de las élites. El nombre del desconocido abogado es Cayo Julio César.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

captcha

Please enter the CAPTCHA text