La especie humana: un logro incontrolable de la evolución


 

Lo encontrarás en Amazon

La pandemia del covid 19 no acabará con la especie humana, sin embargo ha relegado a un segundo plano al mayor peligro para su supervivencia: el cambio climático. El virus que ha recorrido todo el planeta no nos extinguirá, pero el desastre que representará el aumento de la temperatura en los próximos años es probable que sí lo haga. Como hipótesis, la razón por la que se le da la espalda a las advertencias de los científicos que viene advirtiendo del desastre, es su intangibilidad. También ocurre con el coronavirus que, siendo un peligro del que incluso vemos las muertes que causa en tiempo real, al no ser perceptible, es difícil de temer y muchos no se lo toman en serio, pero es la noticia de momento y ha relegado al clima.

Los humanos somos un logro de la evolución, con unas capacidades cognitivas inigualables por ninguna otra especie animal, con un potencial tecnológico que le puede llevar a controlar su misma evolución modificando la genética, pero como sociedad está fracasando estrepitosamente. Se podría decir que ha conquistado todos los nichos ecológicos del planeta, domina sobre todas las otras especies y controla todos los recursos. ¿Ha triunfado o está fracasando perdiendo el control? ¿Está actuando la especie humana como un virus que al matar a su huésped morirá con él?

Todos los problemas que la masificación human ha causado en todo el mundo, tienen su origen en la dificultad que conlleva gobernar para muchos. Las distintas comunidades, con sus diferentes creencias, no consiguen encontrar un punto en común para ser eficientes en la gestión del planeta. Las religiones, los patriotismos y, en definitiva, las ideologías incompatibles entre sí, son un obstáculo para la gestión eficiente de la tierra. Por otro lado, algunos estudios indican que el mundo de la política y el de las grandes multinacionales es muy atractivo para los psicópatas: personas sin escrúpulos ni empatía hacia los demás, muy interesadas en el poder y sin importarles las consecuencias de sus acciones. Si pensamos en algunos de los líderes mundiales, parecen corroborarse estas afirmaciones.

¿Hay alguna posibilidad de reconducir la situación? Explorar alternativas, aun cuando parezcan inviables, es una necesidad irrenunciable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

captcha

Please enter the CAPTCHA text